Estudio de caso del productor John Magut, Granja Illula 

John Magut - usuario de IDA, granja Illula, Kenya

La granja Illula es una granja lechera de mediana escala ubicada en Eldoret, condado de Uasin Gishu. Abrió sus puertas en 2014 con un rebaño de 38 vacas que producían 48 226 kg de leche al año. Desde entonces se ha ampliado a 48 vacas lecheras que producen 113 659 kg de leche al año desde 2018. Actualmente, la granja Illula emplea a más de 7 personas para trabajar en el establo y otras 10 en la sección de horticultura. 

Nueva tecnología  

El señor John Magut ha administrado y dirigido la granja desde que la puso en marcha en 2014.  Su entusiasmo por adoptar nuevas tecnologías lo situó entre los primeros productores de Kenia en instalar Ida. La introducción de Ida fue una revelación para él. Le sorprendió de inmediato cómo Ida podía supervisar el comportamiento de sus vacas. La información práctica que proporcionó la analítica de Ida era muy diferente de las observaciones que solía hacer a simple vista. Durante la instalación, quedó fascinado por el hecho de que un técnico de Ida pudiera decirle las horas a las que las vacas comían con solo analizar los gráficos de actividad. 

Al igual que otros productores de Kenia, Magut había estado esforzándose por mejorar sus niveles de producción de leche. Para él, esto representaba desafíos, como obtener piensos de calidad, mejorar la genética y perfeccionar sus habilidades de gestión, entre muchos otros. El último trimestre de 2018 fue cuando notó un enorme incremento en su producción de leche, gracias a Ida. Con el uso de “Preguntar a Ida”, notó rápidamente que se debía cambiar la ración de pienso para el rebaño. Desde el cambio en la alimentación, Magut ha podido supervisar las reacciones de cada vaca. 

Mejoras considerables 

La producción de leche aumentó inmediatamente debido al cambio en las raciones de pienso. Ida también ayudó considerablemente en la supervisión de la reacción de las vacas ante la nueva alimentación. El comportamiento principal que se supervisó fue el patrón de rumia y de alimentación. 

En un principio, las vacas no recibían suficiente cantidad de pienso porque se las dejaba fuera del granero durante algunas horas del día. Ida mostró que las vacas comían menos durante este período, puesto que no tenían acceso a piensos de calidad. 

Además, el señor Magut pensó que la supervisión por parte de los trabajadores era más sencilla porque los gráficos de actividad pueden mostrar el momento en que se producen actividades específicas, como la alimentación. Por tanto, es posible detectar si las vacas comen a la hora correcta. La información inteligente y práctica que proporcionó Ida también le ayudó a analizar problemas con los trabajadores en función de datos reales, lo que permite que los trabajadores se hagan más responsables. 

Índices de detección de celo e información de salud 

El pastor de la granja Illula, el señor Josphat Kipkogei, quedó complacido por la detección de celo precisa y las alertas de salud oportunas que proporcionó Ida. Uno de los momentos que llamó la atención fue cuando Ida pronosticó un caso de fiebre de la leche antes de que la enfermedad de la vaca fuera visible. 

Ida alertó que la vaca 76 estaba menos activa: comía, rumiaba y caminaba menos. La vaca había parido recientemente, por lo que le prestaron especial atención, y en unas horas la vaca estaba enferma. La alerta oportuna de Ida les permitió salvar a la vaca en un lapso de dos horas. Este fue el tiempo de inactividad más corto por fiebre de la leche que se había experimentado en la granja. 

Uno de los mayores problemas de la granja ha sido la detección de celo. En particular, en algunos animales que habían experimentado un celo “silencioso”. Ida pudo detectar el celo en las vacas antes de que lo hicieran los trabajadores.  En la mayoría de los casos, Ida mostró alertas de celo antes de que los trabajadores notaran algún síntoma físico. La información sobre las vacas que están a punto de entrar en celo también ha mejorado. Antes de implementar Ida, se daban situaciones en las que los trabajadores no informaban sobre algunos casos de celo. Esto se debía a que no los podían identificar o los notaban demasiado tarde. Como resultado, también se ha aumentado nuestro índice de inseminación y período de parto. 

El señor Kipkogei revisa normalmente su móvil tres veces al día para conocer nueva información. Otro ejemplo perfecto que ilustra cómo la IA está empoderando a países en desarrollo y ayuda a los productores locales. 

 Descripción general de Ida 

“Ida combina la tecnología de sensores con el aprendizaje automático y el análisis continuo de los datos en la nube. Utiliza tecnología avanzada, como la inteligencia artificial”, afirma Leonie Gorter, de Connecterra. En la primera semana tras la implantación de los sensores, el sistema de Ida utiliza el análisis de los movimientos de las vacas para detectar patrones del rebaño y brindar informes sobre los comportamientos anormales de las vacas. Se trata de un sistema de autoaprendizaje, basado en aprendizaje automático y la información que ofrece el productor de leche. El sistema aprende lo que es un comportamiento normal, un comportamiento anormal y un comportamiento promedio. Cuando el comportamiento de la vaca cambia, el productor lechero informa al sistema si algo anda mal y qué vaca o vacas tienen algún problema, por ejemplo, cojera, metritis, enfermedad de leche rezagada, mastitis o desplazamiento de abomaso. Ida conoce lo que está sucediendo en la granja y el sistema ayuda al productor a incrementar la eficiencia de la misma.  

 Obtenga más información sobre Ida aquí: https://www.ida.io